7 feb. 2016

El teatro es ETA

Así es queridas y queridos, este Estado en el que vivimos ha descubierto un nuevo enemigo: el teatro. Y es que parece que hacer una función teatral puede llevarte a la cárcel sin fianza, como en nuestros mejores tiempos del franquismo, y es que un juez (del que luego hablaremos) ha ordenado el ingreso en prisión de los compañeros de "Títeres desde Abajo" por hacer una parodia sobre cómo funciona el Estado represor, cuando criminalizan a cualquier activista o manifestante señalándolo con el dedo acusador de 'todo es ETA'. Por otro lado, esta represión ha sido refrendada por el Ayuntamiento de Madrid, responsable de la contratación de estos titiriteros, que cometieron el error de indicar que la obra era apta para todos los públicos, y ahora entran a criminalizar también a estos artistas, reconociendo lo inapropiado de la obra, y cesando al responsable de los actos festivos propios del carnaval. Los medios de comunicación a lo suyo, como cabía esperar, manipulando abiertamente, y acusando de apología del terrorismo a una parodia de la represión estatal.

Ya que estoy censurado en Facebook por expresar mi opinión durante tres días, utilizo este espacio para difundir distintos puntos de vista e informaciones al respecto de este tema con los que concuerdo y creo que son merecedores de ser divulgados, más que nada para no quedarnos con el sabor a rancio que nos dejan nuestros medios de comunicación de masas.

@ibai_93 escribe esto sobre el tema:



Abel Ortiz en su muro de Facebook:

Que yo te pago la entrada
En la cárcel los titirimundis; enaltecimiento del terrorismo.
El juzgado asa manteca. Digo yo de fusilarlos. En directo, a poder ser, con reporteros al rojo vivo, anuncios de Bankia y ministros compareciendo para explicar las conexiones entre la bruja, la monja, la kangoo y la orquesta Mondragón.
Entre barrotes hablaba Max Estrella con un anarquista catalán.
El personaje más importante del teatro español dice: "Hay que establecer la guillotina eléctrica en la Puerta del Sol".
Unas pocas lineas más adelante enaltece el terrorismo: "Todos los días, un patrono muerto, algunas veces, dos… Eso consuela".
Debemos urgentemente prohibir a Valle Inclán. Si algún niño asistiera a una representación de "Luces de Bohemia" recibiría perniciosas ideas.
Darío Fo, premio nobel, referente internacional del teatro moderno, es otro peligro público acusando a la policía en "Muerte accidental de un anarquista". No debería permitirse semejante desparpajo sin su correspondiente castigo.
Fernando Fernán Gómez, el más grande titiritero que haya dado esta tierra, hizo mutis envuelto en la rojinegra.
En la cárcel los titirimundis, como siempre. Silencio avisan, amenazan miedo. A callar todo el mundo. Los Don Filibertos, los hombres lógicos y mticos de todas las redacciones, tienen su Dorío de Gadex: "La patria es un lujo que no podemos permitirnos".
Dan los premios Goya. Ahí, un lunes al sol, astilleros, se dió el primer aldabonazo a la Aznaridad. Ahora toca realismo sucio, realismo socarrat. Los niños de los barracones valencianos, lejanos de la Barraca lorquiana, pedagógica, titiritera y republicana, no deben ver un teatro que altere los famosos y gaseosos valores, sean estos los que sean, que ya lo dirá quién lo tenga que decir, a su debido tiempo.
El ministro de justicia desconoce la historia moderna, la medieval, la antigua y la contemporánea. El teatro ya escocía antes de que los Fabra dirigieran la diputación de Castellón, cuando las guerras carlistas.
El teatro tiene momentos mágicos. Nadie puede olvidar el monólogo de Cospedal cantinfleando el finiquito por bulerías. Insuperable, eso si, el Gran Mariano, galán maduro especialista en los Alvarez Quintero. Mucho españoles lo peta. Cartel de no hay entradas. El remake de Manolo Morán y Pepe Isbert sobre los alcaldes, memorable.
Bien administrada en la dictadura perfecta, una obra de títeres da para tapar en televisión, twitter y lo que haga falta, Valencia entera, Murcia, Almería, tres cohechos, cinco prevaricaciones y cien delitos de blanqueo.
En la cárcel los titiriteros, en sus pantallas el ruedo ibérico. El gobierno en funciones de gira por provincias. Ensayado simulacro.
-No he de callar por más que con el dedo...

Guillermo Toledo en su muro de Facebook:

Ayer fueron detenidos dos compañeros actores de la Compañía Títeres Desde Abajo mientras representaban una obra en una plaza de Madrid como parte de las celebraciones de Carnaval
El espectáculo, llamado "La Bruja y Don Cristóbal", es un montaje clásico de los títeres de cachiporra que no fue pensado para un público infantil, pero el Ayto de Madrid lo programó a media tarde y en plena calle; el lugar estaba lleno de menores.
La chavalería imagino que estaría disfrutando de lo lindo con los cahiporrazos de las marionetas, como siempre hacen, pero a algunos papás y mamás parece que no les estaba gustando tanto el asunto.En un momento de la obra, que denuncia la criminalización de los movimientos sociales y de la izquierda, alguien coloca en manos de un manifestante un cartel con La Palabra ETA a modo de denuncia del "todo lo que se mueva y proteste es ETA".Bien, a estos adultos, infinitamente más estúpidos que sus criaturas menores de edad, les pareció que aquello era una oda a Josu Ternera, y había que pararlo.
La Policía Nacional Democrática Española los detiene y se los lleva a los calabozos de la Brigada Político Social (Brigada de Información para los demócratas de toda la vida de Franco).He tenido la fortuna de haber sido invitado amablemente a visitar dichos calabozos, por los que pululan unos chiquitos mu majos con unos pasamontañas puestos, que ayudan mucho a sentirte en un clima de absoluta seguridad y respeto a tus derechos de ser humano, así que os puedo asegurar que mi tranquilidad respecto a que el trato que estarán recibiendo allí será de lo más respetuoso y humano es total y completa.
El Tribunal de Orden Público (Audiencia Nacional para los mismo demócratas de más arriba-España!) como no podía ser menos, acusa a mis compañeros de un delito de "enaltecimiento del terrorismo".
El Excelentísimo, Ilustrísimo y Pristinísimo Ayuntamiento de Madrid del Cambio, que los contrató, como no podía ser de otra manera, ha sacado un comunicado en el que denuncia lo ocurrido, y anuncia que tomará medidas legales.Contra los títeres-titiriteros (entre vírgenes y marionetas, la importancia que tienen en este país los cachos de madera es algo que me sobrecoge y emociona)
Bien, claro que si: el teatro, a Soto del Real.
Si es para denunciar al estado represor, claro; si es para ensalzar la figura de otro Excelnetísimo e Ilustrísimo de ESPAÑA, Don José Antonio Primo de Rivera, fundador e ideólogo del fascismo español, te metes meses en un teatro de la Gran Vía sin que doña Carmena y sus "cambistas" digan esta boquita es mía.No digamos ya el resto de la "sociedad".
La prensa, pues que decir: un fosa séptica huele infinitamente mejor.
Lo que me alivia el dolor, y me da esperanza, es que la inmediata ola de solidaridad de nosotros, sus compañeros del gremio, que seguro está a puntito de explosionar, será de tal calibre, que pronto los veremos en la calle de nuevo.
Hoy tengo a dos compañeros presos.
A dos más.
Esta vez también son colegas de oficio.
La obra "La Bruja y Don Cristóbal" está inspirada en "El Retablillo de Don Cristóbal", de Federico García Lorca.
A Lorca le quitó la vida el disparo cobarde de una bala fascista.
A Alfonso y Raúl le han robado la libertad el silencio cómplice y el apoyo miserable de una sociedad moribunda, lacaya y también cobarde.Muy cobarde.
Los tres son víctimas del mismo sistema y sus defensores.
Si no nos abrazamos pronto fuera, compañeros, nos terminaremos abrazando dentro.
Al tiempo.
Y con orgullo y la cabeza bien alta.
Esta noche, a las 20.30 horas, estaremos representando nuestra obra "El Rey" en el Teatro Musical de Valencia.
Señores y señoras del gobierno, del TOP, de la BPS, gentecillas de los medios de comunicación: allí estaré, a su disposición, para ingresar en las cárceles del estado criminal español, junto a Alfonso y Raúl, y el resto de otros miles de compañeros presos.
PD: a los señores de la pistola: un teatro es un sitio mu bonito donde se hace, pos eso; TEATRO.
Imagino que nunca habrán oído hablar de estas marcianadas, así que muchísimo menos habrán ustedes asistido nunca a una sala, por lo que les sugiero buscar la dirección en un callejero.
Ruego vengan después de la función, que la disfruto mucho y viene un montón de gente que ha pagado ya su entrada.
Les espero.
Muchas gracias.
…después vinieron a por los titiriteros, pero como yo no lo era.
Que pena de país enfermo.

Añade en otro post:

De Marruecos hacia el este, donde Santiago Alba Rico ve rebeldes y libertadores, yo veo fascismo islámico y la sombra muy alargada de la OTAN, pero a mi me gustaría escribir como el, y cuando dice bonito, dice bonito.
"Paradoja criminal. Una obra de títeres que denuncia la criminalización política interesada es objeto inmediato de una criminalización política interesada cuyo destinatario real es el Ayuntamiento de Carmena, el cual, en lugar de solidarizarse con los mensajeros injustamente criminalizados, ahora en la cárcel, intenta descriminalizarse criminalizando también a las víctimas, con lo que sólo consigue parecerse a los criminalizadores, y ello de una manera tal que, sin rehabilitarse a los ojos de los que no pararán hasta restablecer el antiguo régimen en el Ayuntamiento, se deslegitiman a los ojos de quienes tenemos que sostenerlos allí. Puede que la obra fuera mala y demagógica (no la he visto) y además inadecuada para niños; y si este es el caso habrá que reprochar a los responsables municipales que, en una situación tan delicada, con tantas cosas en juego, hayan sido tan poco cuidadosos y previsores. No había por qué contratarlos y, desde luego, una vez contratados, habría sido bueno advertir que se trataba de una pieza para adultos. Pero justificar o no denunciar ahora este intolerable atropello contra la libertad de ficción supone declararse derrotado en el único espacio real -el de los derechos civiles y culturales- donde somos más fuertes que ellos. De momento hay dos personas en prisión incondicional (¡prisión incondicional!) por haber exhibido, en el contexto de una ficción teatral, una pancarta tan absurda que, en su misma explicitud, se autodestruye como cuerpo de delito. Como sabemos, uno de los rasgos definitorios de las dictaduras es el de la literalidad y la oligosemia: el de una práctica punitiva que ignora la diferencia entre realidad y ficción, entre política y arte, para castigar frases aisladas y sin contexto (atribuidas a intenciones prejuiciosamente penalizadas). En los años 80 escribí los guiones de la bruja Avería, que se emitían en un programa infantil en la 1ª cadena de TVE y en los que este malvado y divertido personaje no dejaba de reivindicar la dinamita, la nitroglicerina y las explosiones nucleares. Al parecer empezamos la segunda transición con menos libertades y menos coraje. No conozco a los titiriteros encarcelados y no siento ninguna admiración por ellos; ni siquiera estoy seguro de que su pieza teatral me gustara. Pero como autor de los guiones de Los Electroduendes, votante de Ahora Madrid y crítico feroz de la primera transición, no puedo dejar de expresar mi solidaridad con los encarcelados y mi preocupación por estas prácticas criminalizadoras (y nuestra escasa respuesta ante ellas), criminalización de la que la víctima final y verdadera es la sociedad española y sus deseos y oportunidades de cambio".
Santiago Alba Rico.

Rafael Cid escribe:

“…esa España inferior que ora y embiste
cuando se digna usar de la cabeza”
(Antonio Machado)
No eran títeres, era realidad preventiva. Una perfomance carnavalesca sobre montajes policiales y manipulaciones mediáticas, acaba con los cómicos en la cárcel escenificando una profecía autocumplida.
El juez de la Audiencia Nacional ha mandado a prisión sin fianza a los dos titiriteros de la compañía granadina Títeres desde Abajo que este último viernes representaron La bruja y don Cristóbal en una plaza de Madrid dentro del programa organizado por el Ayuntamiento. Se les acusa de enaltecimiento del terrorismo y de vulnerar derechos y libertades constitucionales. Su delito, según el magistrado de guardia que antes fue polémico policía (doble vigilancia), ha sido hacer una función donde aparecían, entre otros sucedáneos, un muñeco ahorcado que simulaba un juez, una estúpida parodia de asaltanovicias y la exhibición de una surrealista pancarta con el texto “Gora Alka-ETA”. La expeditiva medida ha sido apoyada por la personación como denunciante de los representantes municipales que les habían contratado.
No se trata de un episodio sucedido en Arabia Saudí, ni nada que tenga que ver con las atrocidades del Daesh. Tampoco son ecos de las chirigotas que en Cádiz calientan motores para gozo de niños y mayores, donde se hace chuflas de lo divino y lo humano sin límites ni censuras. Ha ocurrido en la capital del reino y por la demanda social de personas e instituciones erigidas en guardianes de la moral. Ni siquiera Franco se atrevió a tanto. Cuando un joven Fernando Arrabal fue denunciado por escribir en la dedicaría de un libro “me cago en Dios, la Patria y todo lo demás”, el tribunal se hizo a un lado. Aunque el escritor tuvo que sufrir la humillación de retractarse argumentado que en realidad se tratada del Dios Pan y su gata “Patra”.
¡Muera la inteligencia! sigue siendo la divisa cultural del ruedo ibérico. La misma consigna que defiende el sangriento espectáculo de “El Toro de la Vega” porque es la tradición, difundido todos los años en tiempo real y diferido para menores sin reparos. O la que, con inversa saña, prohíbe una contraprocesión laica porque “ofende las creencias católicas del pueblo español”. ¿No hubiera bastado con suspender los títeres que veían unos niños y niñas que no debían sacar conclusiones perversas de una propuesta hecha por bufones pasados de rosca? Pero no, la letra con sangre entra. Se ha optado por lo que mejor saben hacer nuestras autoridades: prohibir y castigar. Es lo que pasa cuando los jueces tienen alma de policía, el ministerio de Interior otorga medallas a la Virgen y la Sala de lo Contencioso de la Audiencia Nacional avala la concesión.
La Primera Transición empezó legando el Tribunal de Orden Público a la Audiencia Nacional, la Segunda Transición despega con la Audiencia Nacional revirándola hacia el Tribunal de Orden Público.


Y para terminar, esta noticia del año 1988 sobre el juez que ha ordenado el ingreso en prisión sin fianza para los compañeros titiriteros, un juez de esos que se acostó franquista y se despertó "demócrata" de un día para otro...
 
Puto país fascista, yo sigo con mi censura en Facebook, pasad buen día.

Alex Corrons.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.