8 feb. 2013

Informe Eurovegas: Rothschild y el lobby sionista, los amos del dinero

La estrella de David Hachuel guía Eurovegas

El vicepresidente de la Federación de Comunidades Judías de España, cicerone de Sheldon Adelson 
Su nombre es David Hachuel y es vicepresidente de la Federación de Comunidades Judías de España. Es uno de los hombres de confianza de Sheldon Adelson, el inversor de Eurovegas que anunciará en breve su inversión de unos 20.000 millones de euros en nuestro país. De hecho, Hachuel ya le acompañó en su visita de febrero a Cataluña, donde también estuvo Sam Toledano, de la Casa Judía en Madrid. La relación entre ambos se remonta a la amistad que el empresario mantuvo con su padre, Mauricio Hachuel, fallecido el pasado 28 de septiembre.

Sheldon Adelson, el magnate estadounidense de origen judío, visitaba este domingo por sorpresa -por lo menos para la prensa- la ‘tierra prometida’ de Madrid. El empresario se desplazaba a Alcorcón para conocer ‘in situ’ los terrenos que más posibilidades tienen de acoger el complejo conocido como Eurovegas, antes de dar a conocer dónde se ubicará definitivamente este megaproyecto de ocio por el que compiten desde hace varios meses la Comunidad de Madrid y Cataluña.

La comisión desplazada hasta esos terrenos del municipio madrileño, como quedó constancia en las fotografías que se han distribuido del encuentro, incluía, además de a Adelson, a su esposa, Miriam Ochsorn; al consejero de Economía y Hacienda de la Comunidad de Madrid, Percival Manglano; al consejero de Transportes, Pablo Cavero; al alcalde de Alcorcón, David Pérez; y al presidente de Promomadrid, Jesús Sáinz. Pero en esa instantánea, justo a la derecha del magnate, había alguien más. ¿Quién era ese hombre misterioso de traje y camisa azul? Era David Hachuel.

Su padre, Mauricio Hachuel, llegó a presidir la institución que ahora vicepreside su hijo y creó el Comité Internacional Judío Sefarad, además de ser el fundador de la cementera Excem. Fue reconocido con el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia en 1990 y con la Orden del Mérito Civil en 1999. También acaparó titulares al protagonizar en 2006 un enfrentamiento con el ex ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, y con José Luis Rodríguez Zapatero, al que acusó de “antisemita” por unas declaraciones del ex presidente en las que se quejaba de la “fuerza desproporcionada y abusiva” que utilizaba Israel en el conflicto que entonces mantenía en Líbano, lo que provocó la airada respuesta de Moratinos.

Así pues, la estrategia de los dos candidatos -Madrid y Barcelona- parece clara y ambos no han escatimado en esfuerzos para que Adelson, de origen judío, se sienta como en casa durante su visita, sabedores de que cualquier mínimo detalle puede resultar determinante a la hora de conseguir el ansiado trofeo de Eurovegas.

LAS EMPRESAS TAMBIÉN EMPUJAN

Con Eurovegas hay mucho en juego y al margen de los políticos de una y otra comunidad autónoma, las empresas también ven este proyecto como un goloso pastel. Así, en su intento de inclinar la balanza hacia su lado, la Comunidad de Madrid invitó al encuentro del pasado domingo a Ana Patricia Botín, consejera delegada de la filial británica del Santander; Juan Miguel Villar Mir, patrón del grupo que lleva su apellido y que incluye a OHL; y Antonio Vázquez Romero, presidente de Iberia.

Mientras, la Generalitat tampoco perdió el tiempo, y pese a que el magnate visitaba en esta ocasión la capital, envió una delegación a Baraja. Allí, en una de las salas del aeropuerto, Adelson mantuvo un encuentro con Isak Andic, cofundador y máximo accionista de Mango; Javier Godó, presidente del grupo de comunicación Godó; Marc Puig, presidente de la marca de perfumes que lleva su apellido; y Carles Villarubí, vicepresidente de Rothschild España y ligado al desarrollo de Port Aventura.
> En la imagen, Sheldon Adelson y el vicepresidente de la Federación de Comunidades Judías de España, David Hachuel., durante su visita del pasado domingo a Madrid. Abajo, junto a su esposa, Miriam Ochsorn, el consejero de Economía y Hacienda de la Comunidad de Madrid, Percival Manglano, el consejero de Transportes, Pablo Cavero; el alcalde de Alcorcón, David Pérez; y el presidente de Promomadrid, Jesús Sáinz.

David Hatchwell, personaje fundamental en Eurovegas
David Hatchwell es un personaje muy bien situado entre la élite económica y política española. Además, es el vicepresidente de la Federación de Comunidades Judías en España, que una vez presidió su padre, un empresario de proyección mundial en ámbitos de petróleo, cementos y otras materias primas. De ahí que la relación entre Hatchwell y Adelson se iniciara gracias a la amistad que al empresario estadounidense forjó con su padre. Sheldon Adelson, orgullosamente judío, ha encontrado en esta figura su ideal de hombre de negocios y su igual en cuanto a términos religiosos. De ahí una unión y una confianza inquebrantable.
Lo que aparente y principalmente mueve a David Hatchwell sería su acervada defensa de la "causa judía" tanto que una de sus máximas es creer que en épocas de crisis económicas el fervor antisemita crece y se multiplica. Tal actitud perseverante junto a una gran habilidad para saber relacionarse han fructificado en impagables relaciones que sólo pueden augurar lo mejor y más provechoso.

De todo esto viene el interés del Govern de la Generalitat por movilizar al lobby empresarial judío barcelonés para que contribuya a convencer al magnate estadounidense Sheldon Adelson.

En ese primer encuentro ya participó Isak Andic, propietario de Mango y de origen judío, junto a Marc Puig (Grupo Puig) y el intermediario Carles Vilarrubí (actual representante de Rothschild en España). Los Rothschild son un grupo de financieros judíos que participaron activamente en la creación del estado de Israel. En este entramado faltaría el personaje que tuviera acceso a los medios. Se trataría del publicista Lluís Bassat, otro destacado miembro de la comunidad judía empresarial.

Por su parte, Madrid ha hecho lo propio y ha movilizado el lobby judío de Madrid, que lidera el financiero y trader de materias primas Marc Rich, y que parecería mucho más fuerte que el encabeza el presidente de honor de Bassat Ogilvy, Lluís Bassat.

El «lobby» que vive en España
 
ESTÁN en la banca, la Justicia, la hostelería, la construcción, el textil... Los judíos españoles se mueven en los círculos más poderosos y mantienen contacto con la elite económica y política. Contar con el respaldo del «lobby» hebreo incluso puede librarles de la cárcel 
Aunque residen a miles de kilómetros de Israel, viven el conflicto de Oriente Próximo como si fuera suyo. De hecho, están sufriendo en carne propia el brote del neoantisemitismo que ha despertado en toda Europa el endiablado avispero en que se ha convertido el enfrentamiento entre israelíes y palestinos. Los judíos constituyen una de las comunidades más enraizadas y prósperas de España, pero también de las más desconocidas pese a encontrarse en un país que fue cuna del sefardismo. 

Contrariamente a lo que se piensa, los judíos españoles o sus descendientes no son todos millonarios ni forman una piña destinada a la exclusiva defensa de sus intereses económicos. Plenamente integrados en la sociedad, la mayoría vive en el anonimato y sólo de algunos pocos se puede decir que son verdaderamente ricos.Es el caso de Marc Rich, conocido magnate de las materias primas, que ha llegado a mover volúmenes de 13.000 millones de dólares anuales, a quien Bill Clinton indultó tras ser acusado durante 18 años de protagonizar el mayor fraude fiscal de la historia de EEUU. O del financiero y coleccionista de arte Jacques Hachuel, un hombre acostumbrado a multiplicar por mil los beneficios, que ha recorrido el mundo embarcado en toda clase de aventuras especulativas y sobre el que han caído ya dos penas de cárcel en España por sus ilegales manejos económicos con Mario Conde.

A diferencia de los anteriores, hay otros judíos o descendientes de éstos que no son conocidos por sus líos judiciales sino por sus éxitos empresariales y profesionales. Es el caso de Alicia Koplowitz. La empresaria preside a título honorífico la sección española del Centro Peres para la Paz, creado por Simon Peres y presidido en Madrid por el empresario judío Isaac Siboni. Los trabajos del Centro Peres han llevado a Alicia Koplowitz a viajar a Israel y a visitar la peligrosa sede de la Autoridad Palestina en compañía del rais Yasser Arafat.

CONTACTOS CON PERES
 
Las relaciones entre la empresaria y el recién dimitido ministro de Asuntos Exteriores de Israel, Simon Peres, son tan cercanas que se reúnen siempre que éste visita España ya sea en viaje público o privado. La noche del 22 de junio de 1997 Alicia Koplowitz fue una de las primeras en llegar al domicilio de Siboni, en la madrileña urbanización de La Moraleja, donde se celebraba un cóctel en honor de Peres, al que la Universidad de Alcalá había investido doctor honoris causa. Entre otros, estuvieron presentes el barón Eric de Rothschild, presidente del grupo bancario del mismo nombre; los empresarios Plácido Arango, Simón Xavier Hermés; Max Mazin, entonces copropietario de los hoteles Tryp; el presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), José Luis Leal (casado con una judía de origen francés), el magistrado del Tribunal Constitucional Rafael Mendizábal, y el ex presidente de la Junta de Andalucía Rafael Escuredo, de antepasados sefardíes y relacionado con los círculos judíos de Madrid.

Más recientemente, la noche del 24 de abril de 2002, un día después de haber asistido a la clausura de la Conferencia Euromediterránea de Valencia, Simon Peres acudió al restaurante Casa Lucio. Antes que él habían entrado Isaac Siboni y Alicia Koplowitz.

Otro de los judíos más acaudalados de España es el presidente de Jazztel y creador del portal Ya.com, Martín Varsavsky, a quien la revista Forbes define como «joven, rico y emprendedor». Varsavsky, uno de los primeros impulsores de Internet en español, que tras ser un inmigrante pobre a los 27 años de edad ya había ganado su primer millón de dólares en EEUU, acaba de donar a los judíos de Madrid un polideportivo que le ha costado más de 600.000 euros.

En algunos casos los magnates del judaísmo se relacionan con personajes (judíos y no judíos) de la vida pública española para resolver sus problemas jurídicos. Así, el hebreo peruano Baruch Ivcher Bronstein, propietario de Frecuencia Latina-Canal 2, se libró de ser detenido por las autoridades españolas en 1997, cuando Fujimori cursó una orden internacional de busca y captura.

Las buenas relaciones con los dirigentes de la comunidad judía española también libraron de las rejas al magnate ruso de las comunicaciones Vladimir Gusinski, presidente de Media Most, que, acusado de estafa, fue detenido a finales de 2000 en su mansión de Cádiz y solicitado en extradición por las autoridades rusas.

EL CASO GUSINSKY
 
En medio de un fuerte debate entre el fiscal Eduardo Fungairiño (favorable a la entrega del empresario) y Baltasar Garzón, que le dejó en libertad bajo fianza de seis millones de euros, Gusinski abandonó España y se refugió en Israel dejando tras de sí la extraña estela de los intereses que se movilizaron. Son de destacar tres detalles significativos: una carta que el presidente del Congreso Mundial Judío, Edgar Bronfman, envió al Monarca español pidiéndole «levantar su autoridad moral» para asegurar la libertad de Gusinski; una visita que realizó el ex embajador de Israel en España, Shlomo Ben Ami, al magnate ruso en la cárcel de Soto del Real, y unas llamadas en pro del empresario recibidas por Javier Rupérez en Washignton.

El caso Gusinski no es el único escándalo relacionado con algún judío poderoso en el que se ha intentado utilizar el nombre del Rey. En EEUU se cita al Monarca entre quienes intercedieron ante Bill Clinton para que concediese el indulto a Marc Rich. Aún se investigan los coletazos de este polémico perdón, en el que también tuvo su participación el empresario español Fernando Fernández Tapias.

España, que hace esfuerzos por jugar un papel cada vez más decisivo en Oriente Próximo, es el país europeo donde residen menos judíos (entre 20.000 y 30.000) y dónde menos se conoce la realidad de este colectivo. Los judíos españoles (el 80% de origen marroquí, establecidos y plenamente integrados sobre todo en Madrid, Barcelona, Málaga, Torremolinos, Ceuta y Melilla) iniciaron su retorno masivo a Sefarad hace pocos años. Sus descendientes apenas están empezando a destacar en el arte, la moda, la música, la ciencia, la literatura y la empresa.

Alfonso Torres es autor del libro «El lobby judío. Poder y mitos de los actuales hebreos españoles», recién publicado por La Esfera de los Libros.

Fuente


Bienvenido Eurovegas, ¿inversión o expolio con luz y taquígrafos?


¿Cuál es el punto en el que una buena inversión, capaz de generar riqueza y empleo en un país tan ávido de ambos como España, se convierte en un expolio? No es una pregunta fácil de responder. Menos aún cuando la frontera entre lo conveniente y lo indecente no es una línea clara sino que está sujeta a múltiples matices y condicionantes. La inclusión del proyecto en una u otra categoría dependerá de la primacía que cada uno otorgue a la necesidad frente a la dignidad. Honra sin barcos o barcos sin honra. Un siglo y medio después, nos asaltan las mismas dudas que al Almirante Casto Méndez Nuñez. El objeto de la disputa es, en este caso, el complejo Eurovegas que el magnate Sheldon Adelson pretende construir en Madrid o Barcelona.

A primera vista, su propuesta huele a rosas. Desarrollo de una Ciudad del Juego en una superficie cercana a las 300 hectáreas o tres millones de metros cuadrados, con la consiguiente reactivación de una parte, menor eso sí, del depauperado sector inmobiliario. Una inversión total que podría rondar los 17.000 millones de euros, un 1,5% del Producto Interior Bruto español, a lo que habría que añadir la riqueza recurrente emanada de su actividad. La promesa de generación de más de 250.000 puestos de trabajo. Ingresos recurrentes para las arcas públicas, tanto estatales como autonómicas, competentes sobre la tributación del juego. Ante esa promesa de vino y miel, parece lógica la reacción a lo Bienvenido Míster Marshall de las autoridades regionales y su pugna por llevarse el gato al agua.

El aroma se envilece, sin embargo, en la letra pequeña, esto es: con las condiciones para la implantación. Primero, cesión de un porcentaje de suelo notablemente superior al necesario y a un precio muy por debajo de su valor catastral, algo teóricamente irregular; participación en las plusvalías que genere todo el desarrollo circundante, sea residencial o terciario; nada de desembolsos upfront sino establecimiento de un mecanismo de opciones similar al que provocó los mayores pelotazos de la burbuja del ladrillo; preeminencia de la financiación ajena, sin que se produzca aportación mayoritaria de recursos propios; concesión de avales por parte del estado; rebajas impositivas –impuestos y seguridad social- y modificaciones legislativas –blanqueo de capitales, régimen laboral- por parte de la administración que permitan el libérrimo desarrollo de su actividad. Y así sucesivamente.

Detengámonos un segundo. ¿Qué es lo que justifica esa necesidad de mayor aportación de terrenos? Los inversores no dudan en dejar claro que trabajan en dos áreas de interés claramente diferenciadas, incluso accionarialmente, con Adelson como nexo de unión entre ambas: las del juego, que son la excusa para todo lo demás, y las de promoción, en las que participan socios locales afines al estadounidense, que es donde se encuentra de verdad el dinero a ganar. De hecho, si buena parte de las negociaciones actuales se centran en la ubicación del complejo, es precisamente por esto: hay que minimizar el coste del terreno –en Barcelona ya está por los 37,5 euros metro cuadrado algo por debajo de Madrid- y asegurar la participación en los resultados inmobiliarios del desarrollo como condición para maximizar el beneficio.

Para ello, qué mejor estrategia que poner en competencia a las dos comunidades punteras del país, aprovechándose de la candidez administrativa de sus gobernantes que no han dudado en emprender una loca carrera para poner todo tipo de facilidades al proyecto, aún con todas las incertidumbres que pesan sobre su concreción, como prueba el cambio legislativo aprobado esta semana por el parlamento madrileño que amplía el concepto de proyectos de ‘alcance regional’, Título VI, a aquellos “que supongan la implantación de actividades económicas que revistan interés por su relevancia en la creación de empleo o por la inversión que comporten”, léase Eurovegas. Una declaración que permite la expropiación de terrenos en los términos establecidos por el artículo 39 de la Ley 9/95 de Medidas de Política Territorial, Suelo y Urbanismo.

Una idea buena sobre papel; una concreción perversa en el detalle; una colaboración funcionarial inesperada, que debe tener a los americanos frotándose los ojos; una decepción mayúscula, la de aquellos que son arte pero pueden dejar de ser parte; una alimentada expectación mediática; una estudiada administración de las preferencias que pone aún más nerviosos a los dirigentes regionales; un circo en el que se adivina claro un ganador pero donde cuesta ver a los restantes, al menos a priori. Un país, España, que vuelve la mirada décadas atrás y se reconoce en la misma desesperación, en el mismo deseo de que el amigo americano pise su suelo y reparta millones. Eurovegas, ¿una inversión o un expolio con luz y taquígrafos? Solo el tiempo dirá.
Fuente

David Hatchwell, el 'cerebro' español de Eurovegas

Por mucho que Madrid y Barcelona no dejen de agasajar a Sheldon Adelson para convencerlo de que su ciudad es la ideal para albergar Eurovegas, el magnate estadounidense invertirá los 20.000 millones de euros donde le sugiera David Hatchwell, el hombre de su más absoluta confianza en España, un habitual de los círculos más poderosos que mantiene contacto con la élite económica y política española. La relación entre ambos se forjó gracias a la amistad que al empresario estadounidense forjó con su padre, Maurice Hatchwell Toledano, un empresario de proyección mundial fallecido en septiembre.

Cuando el magnate norteamericano pensó en España para levantar el macrocomplejo de lujo y ocio en el Sur de Europa, convirtió a David Hatchwell en su representante. Desde entonces, tanto Madrid como Barcelona venden a Hatchwell las oportunidades de negocio que guardan los terrenos que pujan por Eurovegas. Las tres ocasiones en las que Adelson ha visitado España para conocer de primera mano los terrenos que podrían albergar el macrocomplejo ha estado acompañado del empresario español, siempre en un discreto segundo plano.

Dedicado al comercio, como su padre, es uno de los pioneros en las relaciones de España con China y ha servido de puente entre muchos empresarios españoles y el gigante asiático. En 2003, Florentino Pérez encomendó a Hatchwell la organización de las giras internacionales del Real Madrid por Asia a través de su empresa, Asia Sports Development (ASD). Ahora no solo se dedica a escuchar la batería de ofertas que tanto Madrid como Cataluña están dispuestas a facilitarle con tal de ser las elegidas para levantar Eurovegas. Muchos empresarios, tanto catalanes como madrileños, ven en el proyecto que dirige Hatchwell un apetitoso pastel en medio del oasis de la crisis y ya hay alguno que ha presentado su oferta. La estrecha relación que Hatchwell mantiene con gran parte del entramado empresarial madrileño inclina la balanza de Eurovegas a favor de la Comunidad de Madrid, según dos empresarios madrileños cercanos al representante.  

Hace dos semanas, cuando Adelson aterrizó en Madrid para ver en apenas dos horas los terrenos de Alcorcón, Hatchwell vio desfilar delante de sus ojos a tres grandes empresarios de la capital: Ana Patricia Botín, consejera delegada de la filial británica del Santander, el empresario Juan Miguel Villar Mir y Antonio Vázquez Romero, presidente de Iberia. En nombre de la Generalitat acudieron hasta Barajas para convencer al magnate Isak Andic, cofundador de Mango, Javier Godó, presidente del Grupo Godó, Marc Puig, presidente de la perfumería de alta gama que lleva su nombre, y Carles Villarubí, empresario y vicepresidente del F.C. Barcelona.

Hijo del primer presidente del Comité Internacional Judío Sefarad

David Hatchwell vicepreside la Federación de Comunidades Judías en España, que una vez presidió su padre, un empresario de proyección mundial en ámbitos de petróleo, cementos y otras materias primas. De origen judío, Hatchwell padre fue el fundador y primer presidente del Comité Internacional Judío Sefarad, entre otras muchas actividades en su dilatada carrera profesional.

Hatchwell padre falleció en Madrid en septiembre de 2011. En el mundo empresarial, destaca como fundador en 1971 y presidente hasta su muerte de Excem Grupo, cuya división de cemento ha construido en 35 años una sólida red internacional de alianzas y figura como el mayor trader independiente del Sur de Europa.

Entre sus iniciativas empresariales y culturales destaca la presidencia de la Federación Sefardí y sus labores de mecenazgo con diversas universidades y fundaciones, una actividad que también realizaba en el extranjero. Hatchwell Toledano era un miembro muy activo en los círculos culturales, académico, empresariales y sociales en Francia, Israel, China y EEUU, y ostentó más de un puesto directivo en órganos de gobierno de varias instituciones académicas en esos países.

Hombres de Adelson cenan con empresarios para cerrar que Alcorcón sea la sede de Eurovegas

Un grupo selecto de empresarios cenó anoche con el equipo más cercano de Sheldon Adelson, el magnate estadounidense que está dispuesto a invertir una lluvia de millones para levantar un macrocomplejo de lujo y ocio en la Comunidad de Madrid. Michel Leven, presidente y consejero delegado de Las Vegas Sands, su vicepresidente Ron Reese y Andrew Tottenham, el responsable europeo de la compañía, están de visita exprés en Madrid para cerrar definitivamente que Eurovegas se levantará en Alcorcón, aunque la prudencia del Ejecutivo es total por si hay un último cambio de idea. 

La noche del jueves, los hombres de Adelson tuvieron la oportunidad de explicar en un encuentro informal con una delegación de empresarios de las principales empresas españolas por qué su enclave favorito para levantar Eurovegas es La Venta de la Rubia, un paraje de 13 millones de metros cuadrados incluido en la operación urbanística conocida como Distrito Norte de Alcorcón. Estos terrenos, que se reparten en su mayoría empresarios locales, cumplen de sobra los requisitos planteados por el magnate: se trata de una parcela diáfana y sin desniveles, que tampoco atraviesa ninguna de las 4 grandes carreteras que lo delimitan, la M-50, la A-5, la M-40 y la M-501. Solo falta que el Ayuntamiento cambie el planteamiento urbanístico de la zona, ya que está considerada no urbanizable, un cabo suelto que no parece importar a los estadounidenses, que han viajado hasta Madrid con imágenes virtuales de cómo quedaría el macrocomplejo en Alcorcón.

La reunión oficial con el presidente de la región, Ignacio González, es en la Real Casa de Correos la mañana del viernes. Los estadounidenses creían que verían a Esperanza Aguirre, principal impulsora del proyecto, en la cena del jueves, pero el Ejecutivo regional niega que en el encuentro estuviera la baronesa popular ni ningún representante del Gobierno. En octubre, un mes después de haber dimitido de la presidencia de la Comunidad, Aguirre invitó al matrimonio Adelson  a su casa para garantizar su apoyo a Eurovegas.

Una vez anunciado el enclave, el paso siguiente será que la Comunidad de Madrid convoque un concurso público para que Las Vegas Sands se presente. Es una de las condiciones impuestas por el Gobierno de Madrid en la elaboración de la Ley de Medidas Fiscales del pasado 28 de diciembre, en la que se creó la figura de los Centros Integrados de Desarrollo (CID) para facilitar la llegada de empresas como esta a Madrid: “Las ofertas presentadas deberán incluir un documento indicativo de la ordenación del proyecto de alcance regional y un estado de incidencia ambiental”, señala la ley de la región.

Desde la visita de Adelson a Madrid en diciembre, el Gobierno regional se ha declinado siempre por que los terrenos de Alcorcón son “muchísimo más de su gusto” que los de Valdecarros. David Pérez, que heredó un consistorio con una deuda de 612 millones de euros, prefiere mantener cautela antes de convertirse en el alcalde que generará 260.000 empleos al facilitar la venta de unos terrenos que albergarán una docena de hoteles, seis casinos, 36.000 plazas hoteleras, tres campos de golf… gracias a una inversión de más de 20.000 millones de euros. El miércoles, en apenas tres horas recibió un aluvión de currículos para trabajar en Eurovegas. 

La financiación, el principal escollo

A escasas horas de la reunión entre los representantes de Las Vegas Sands y el Gobierno regional, los tres partidos de la oposición de la Asamblea de Madrid han vuelto a cuestionar la viabilidad del complejo. “Es un proyecto con una serie de incógnitas importantes. Me gustaría vivir para ver cómo culminan el proyecto… pero lo dudo mucho”, criticaba esta semana el portavoz de UPyD, Luis de Velasco. “Si este es el modelo productivo que tiene el PP, lo mejor es que se vayan”, criticaba Gregorio Gordo, de IU. “La Comunidad regala a Adelson más de 3.500 millones de euros”, aseveraba el portavoz del PSM, José Quintana, desde los micrófonos del Parlamento regional.

El principal y gran escollo para que el proyecto llegue a levantarse es la financiación. El equipo de Adelson insiste en que la compañía asumiría los 7.000 millones que se necesitan para poner en marcha la primera fase del proyecto. De momento, nadie desvela quién va a pagar o qué bancos están dispuestos a financiar el 70% del proyecto restante.

Eurovegas se va a Alcorcón






















Eurovegas ya tiene ubicación definitiva: Alcorcón. El proyecto se desarrollará en tres fases y ocupará 750 hectáreas. Así lo ha comunicado de forma oficial el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, tras la reunión mantenida con representantes de Las Vegas Sands en Madrid.

La Comunidad de Madrid tiene previsto convocar en el mes de abril las bases del concurso para el proyecto de juego, ocio y convenciones a desarrollar los terrenos de Alcorcón donde se construirá el complejo. El objetivo del Gobierno de Ignacio González es que el proceso esté finalizado en septiembre y que las obras de construcción puedan iniciarse a finales de este mismo año.

En una multitudinaria rueda de prensa en la sede de la Presidencia del Gobierno de Madrid, Ignacio González ha especificado que la voluntad de los inversores y del Ejecutivo madrileño es poner la primera piedra del proyecto a finales de este mismo año, y que la primera de las tres fases esté concluida en 2017.

La segunda fase, según han comunicado los representantes de Las Vegas Sands, se iniciará a los 18 meses del comienzo de la primera. La construcción de la totalidad del complejo durará "entre 15 y 18 años".

La empresa de Sheldon Adelsdon ha garantizado la viabilidad económica del proyecto. "Tenemos el dinero", ha sentenciado el consejero delegado de las Vegas Sands, Michael Leven. El proyecto total costará cerca de 18.000 millones de euros.

Según ha explicado, el 35% de ésta procederá de la propia empresa y un 65% será aportado por bancos internacionales -asiáticos, americanos- y nacionales. En la primera fase, el grupo de Adelson invertirá cerca de 2.686 millones de euros(el importe total de esta fase son cerca de 6.700 millones).

"Tenemos mucha suerte en poder trabajar en Madrid", ha reconocido Leven. "Supondrá una oportunidad para la creación de puestos de trabajo y para que empresas españolas puedan invertir", afirmó Leven, que añadió que "la mayoría de nuestros trabajadores serán españoles, siempre que los españoles quieran o pueden hacer esos trabajos".

Los cuatro primeros resort de la primera fase, con 3.000 habitaciones en cada hotel, darán trabajo de forma directa o indirecta a 40.000 personas, según la empresa estadounidense.

El presidente de la Comunidad también ha hecho referencia a los polémicos cambios legislativos reclamados por el grupo de Adelson. González ha afirmado el Gobierno central está estudiando la posible ejecución de la reforma que permitiría fumar en algunas zonas de los casinos de Eurovegas.

Se podrá fumar

"El asunto del tabaco corresponde al Gobierno y en estos momentos se está tratando (el tema) y se resolverá en los próximos meses", ha dicho González, quien ha explicado que se va a hacer "la modificación normativa que permita adaptar el proyecto de estos centros a esta posibilidad restringida de fumar".

Por otro lado, ha aclarado que los menores "no podrán jugar en los casinos" porque estará "prohibida" su entrada, pero que sí podrán acceder a los hoteles, a la zona de ocio o cualquier otro sitio del complejo.

También ha garantizado que el Aeropuerto de Barajas tiene la suficiente capacidad para soportar el aumento turístico previsto aunque la Comunidad se compromete a mejorar el transporte público en la zona. Además, el jefe regional ha aclarado que el proyecto "es perfectamente compatible con las instalaciones de Ifema".

"Hoy es un día muy especial para Madrid y para España", ha afirmado Ignacio González. "El proyecto es extraordinario y va a convertir Madrid en un centro de referencia". Según ha explicado el presidente regional, han trabajado intensamente con Las Vegas Sands para llevarlo a cabo. "Es impresionante desde el punto de vista conceptual y arquitectónico".

El empeño personal de Aguirre

La instalación de una ciudad de Las Vegas a la europea en Madrid fue uno de los empeños personales de la ex presidenta autonómica Esperanza Aguirre, que se reunió con el magnate Sheldon Adelson en varias ocasiones para tratar de convencerle de que invirtiera en la región.

Aunque el proyecto lleva varios años en fase de negociación, fue hace ocho meses cuando cogió un nuevo impulso. En el mes de junio, los directivos de la compañía visitaron los terrenos candidatos en Madrid y Barcelona y apremiaron también al Gobierno central para que limara ciertos aspectos legislativos que facilitaran su entrada en el mercado español con mejores condiciones.

Hasta septiembre no se despejó la incógnita de la comunidad autónoma elegida, pero se dejó aún en el aire la designación de la ubicación concreta. No ha sido hasta hoy cuando se ha hecho oficial un secreto a voces casi desde el principio: que el complejo de 750 hectáreas se construirá en el municipio de Alcorcón. Quedan así descartadas las opciones de Valdecarros, en la capital, y la candidatura conjunta de Torrejón de Ardoz y Paracuellos del Jarama.
Fuente




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.