12 ago. 2012

Toxo y Méndez ante el rey: si tú nos dices ven…


Un Rajoy que interrumpe sus vacaciones gallegas para conferenciar telefónicamente con Obama, donde en parecida tribulación Zapatero necesitó un desayuno de oración. Un Toxo y un Méndez llamados a capítulo por el Rey después de que Rubalcaba celebrara de aquella manera otra cumbre con el monarca en Zarzuela. Estos son por el momento los dos últimos hitos conocidos de varios curiosos sucedidos estivales que han estado precedidos por la tourné de los líderes de CCOO y UGT para ver a la canciller alemana Ángela Merkel en Berlín, primero, y al propio presidente de gobierno en Moncloa, después. Suficientes fastos para deducir que algo huele a chamusquina en el santuario de la oligarquía dinástica. Será el “gran acuerdo nacional” que pregonan El País y el felipismo fósil, o el relanzamiento de la Marca España, especie condimentada en la proclama del Grupo Everis que otro antiguo secretario general de Comisiones Obreras, José María Fidalgo, entregó a Juan Carlos de Borbón cuando la crisis bramaba al sur de los Pirineos. Porque como dice el portavoz de Izquierda Unida (IU) en el Ayuntamiento de Madrid, el sagaz Ángel Pérez, “el único que está haciendo algo por la economía es el Rey”.
En suma, toda la Corte en perfecto orden de revista, corrupción mediante. Aquí y allá la Corona coloca sus peones de cara a un otoño caliente que cambie algo para que el statu quo siga igual. La canción del verano del 2012 lleva letra de fraude, frustración, doblez, expolio, pronunciamiento y martingalas.
Fraude-Según el prestigioso Servicio de Estudios del BBVA la crisis he hecho que el patrimonio inmobiliario español caiga un 30%. O sea, el PIB se ha devaluado en un tercio. Somos más pobres, genéricamente hablando, Sin embargo, eso no afecta a los bancos. Las entidades financieras siguen sin sufrir ajustes. Los activos problemáticos de sus balances (viviendas, promociones, solares, etc.) no están actualizados a precio de mercado. Por el contrario, la deuda hipotecaria de los hogares alcanza el 76.2% del total, nada más y nada menos que 652.432 millones de euros.

Frustración. Las cúpulas de CCOO y UGT han decidido poner fin a la huelga “indefinida” de los mineros. Más de 61 días de lucha en los pozos y numerosos encierros dilapidados por la jerarquía sindical. Recuerda a otro caso SINTEL. También allí las centrales se pusieron mediatamente al frente de la manifestación antes de traicionarla. Unos metros junto a la marcha negra para salir en el telediario, cuatro declaraciones en la tribuna durante manifestación del Paseo de la Castellana mientras la policía zurraba a los más indignados y cerrado por vacaciones. Entre bastidores Toxo y Méndez han corrido a reunirse con la canciller Merkel, Rajoy y el Rey, en este último caso por expresa voluntad del monarca.

Doblez. Rumores sin confirmar aseguran que la vieja guardia del PSOE tiene en la agenda encumbrar a Javier Solana como sustituto de Alfredo Pérez Rubalcaba si como aseguran todas la encuestas sigue el desplome del secretario general socialista que obtuvo los peores resultados de la historia del partido. El felipista Solana, el hombre de PRISA, el amigo yanqui que llegó a secretario general de la OTAN y autorizó el bombardeo de sede central de la televisión yugoslava en vivo.

Expolio. Las políticas de austeridad que flagelan a los españoles son mandatos del Banco Central Europeo (BCE), una entidad independiente de los órganos políticos por decisión de la Unión Europea del que curiosamente dependen todos los Estados pretendidamente soberanos que integran la eurozona. Un banco central al que los gobiernos entregaron el monopolio monetario con la puesta en circulación de la moneda común. La función crea el órgano.

Pronunciamiento. El diario El PAÍS no ceja. Continúa en su campaña a favor de otro 23-F sin tricornios. Una especie de nuevo Manifiesto de los Persas. Tras haber instado al asesinato político de Mariano Rajoy en un articulo de Miguel Ángel Aguilar, el domingo 5 de agosto vuelve a la carga. Ahora utiliza una encuesta de Metroscopía sobre el abismo de desconfianza entre la gente y la clase política para concluir a la contra que “tres de cada cuatro españoles apoyan un Gobierno de concentración nacional”.

Martingala. La ofensiva mediática por un consenso patriótico que lidera el púlpito patrocinador del duopolio dinástico dominante lleva la contradicción en sus genes. Exige un “gran acuerdo nacional” con enormes sacrificios para los trabajadores españoles con la excusa de “solucionar” la crisis de la deuda pública que padecemos por socializar la deuda privada. Sin embargo, en el lado atacante, el disenso y la desigualdad son las armas de destrucción masiva con que Alemania y los mercados flagelan a las economías más frágiles de la Unión Monetaria.

Fin. La pueril explicación ofrecida por los medios de comunicación sobre el contenido de la reunión entre el Rey y los secretarios generales de CCOO y UGT es un insulto a la inteligencia y roza la provocación. Pretender que Toxo y Méndez han ido a Zarzuela, mandados llamar por Juan Carlos, para soltarle que medie en favor de una consulta sobre los recortes decretados por el gobierno, sólo puede entenderse dentro de la campaña en marcha para neutralizar la ofensiva de la sociedad civil contra el sistema. El monarca no sólo presidió la reunión del gabinete que adoptó las medidas más reaccionarias nunca vistas, sino que felicitó efusivamente por los servicios prestados a los ministros que más destacaron en la degollina social. El Rey reina, borbonea y sanciona la involución.

No nos representan.
 

 

Fuente: radioklara.org